En 1960, con la intención de brindarles a los consumidores argentinos una opción para comer carne de manera práctica y simple nace Paty, la primera hamburguesa argentina. Desde un inicio, el clásico logo de la vaquita roja se convirtió en una garantía para los consumidores, siendo el ícono de la marca. Desde entonces, Paty ha sido reconocida como sinónimo de liderazgo, siendo la marca número 1 de hamburguesas y la preferida por los consumidores.